¿Estamos preparados para el uso de ACOD en el paciente oncológico?